18 de septiembre de 2008

La polidipsia en reproducción



Pequeño león que salta con fuertes garras. Te quedas apaciguado con tu estructura metálica mientras contemplas fingiendo que no has entendido, que nada tiene importancia, sacudes las manos, ves los llantos y nada vale porque sabes que nuestro cariño está. Cuando el amor llegó, yo vi tu mirada curiosa llena de entusiasmo, eso nos cegó porque tu fuerza vino desde tu existir. Eres la única persona a la que no le puedo pedir perdón, eras el único que me podía exonerar y culpar por esa lógica tan neutra. Te quiero más que a mi vida.

2 comentarios:

CarlosRubn dijo...

hola, no soy un gran conocedor de la literatura, pero a mi parecer este texto tiene grandes tintes de influencia surrealista, la mezcla de lo urbano con lo natural es muy bueno en tu texto, en verdad me gusto. tiene gran significacion el discurso poetico que ahi espones.

Lion dijo...

les listes leones lagan ligo en un ligal...