18 de septiembre de 2008

Huy!



Días de confusiones han llegado muchos. Ese día fue más confuso a causa de… malos entendidos, así como de las pérdida con todo el equipaje, no fue casualidad de la vida que conociera esos lugares, fue decisión inconsciente llevar ese paradero. Lo vi, entré, me hice la que lo sabía todo, como si fuera del lugar, pero mi cara, apariencia y actitud gritaban lo contrario. Con risas de hombres altos, negros imponentes que se daban cuenta de mi juego me dijeron: mexicana! Yo sobresaltada al estar al otro lado del mundo sólo pude pensar que mi cara lo gritaba, me miré pensando que algo de mi debía dar alguna pista de mi origen y ellos con sonrisas más amplias alcanzaron a decir: telenovelas. Luego de mentir y sacándolos de mi camino diciendo que rezaría en el Sagrado Corazón, me fui con mi mochila y una sonrisa más amplia por lo acontecido.

1 comentario:

Cristian dijo...

lo mismo me sucedio en dias pasados cuando visite china( ya saben por motivo de las olimpics) claro pero a mi no solo me gritaron telenovelas sino que me confuncieron con Veronica Castro